El proyecto

Actuaciones

Acción A1

Incluye los trabajos preparatorios para el establecimiento del punto de referencia o estado actual del territorio bajo la supervisión de la Armada Española.

Acción A2

Comprende la selección de la especie vegetal más adecuada para la descontaminación, y la recogida de los datos necesarios para futuras etapas del proyecto. Esta acción será llevada a cabo por AITEMIN con el apoyo de la UPM y del CIEMAT, incluye muestreos limitados y análisis a pequeña escala.

Acción A3

En última etapa de los trabajos preparatorios se diseñará el plan de acción técnica que involucra a todos los beneficiarios del proyecto, y se establecerá el alcance de las medidas de aplicación bajo la coordinación de AITEMIN.

Acción B1

La UPM pone en marcha una de las actividades clave del proyecto: implementación de la fitorremediación. Este tratamiento tiene un propósito dual. En primer lugar, se prevé que sea la metodología central de descontaminación para esta localización en concreto; mientras que el resto de las tecnologías serán combinadas con la fitorremediación bajo diferentes condiciones para comparar el rendimiento final de cada una de ellas. Por otro lado, se evalúa el papel que desempeña la vegetación como barrera de contención o fitobarrera de los flujos de contaminantes que puedan ser arrastrados por el movimiento de aguas subterráneas fuera del área de influencia. Para potenciar esto último, la UPM y AITEMIN realizarán medidas de control que combinan la instalación de sensores, para el muestreo del nivel y de la calidad del agua, con la modelización numérica de flujos y transportes de contaminantes. Las plantas utilizadas en la fitorremediacion serán objeto de un intensivo estudio puesto que aún existe un gran desconocimiento acerca de los mecanismos fisiológicos y de las rutas metabólicas implicadas en la degradación de los contaminantes asimilados por las mismas.

Acción B2

La segunda acción de trabajo será ejecutada por AITEMIN y comprende la oxidación química in-situ (ISCO) de los contaminantes orgánicos. ISCO será el principal tratamiento de descontaminación de los suelos y las aguas en las áreas fuente de la contaminación. La razón principal de esto es la gran rentabilidad que presenta esta metodología cuando se ponen en relación el coste y la efectividad del tratamiento, ya que es capaz de tratar grandes masas de contaminante en un período relativamente corto de trabajo. Con este fin, se dotará al terreno de la infraestructura necesaria (pozos de inyección, dispositivos de inyección automatizada, etc.), y se realizarán hasta un total de 5 inyecciones que comprenden miles de litros de agentes oxidantes cada uno. Además, la ya existente red de monitoreo será incrementada mediante la elaboración de nuevos pozos y sensores de registro para apoyar la Acción C1. Una vez concluida la oxidación química como tratamiento de choque, comienzan a tener lugar procesos biológicos.

Acción B3

Esta acción comprende la biorremediación microbiana del terreno. El CIEMAT será el responsable de promover la atenuación natural de la contaminación, mediante la estimulación del crecimiento de aquellos microorganismos nativos que producen la degradación de los contaminantes. El proyecto BIOXISOIL en sí mismo es la principal medida de incentivación de la actividad microbiana, ya que la combinación de la oxidación química (Acción B2) con la fitorremediación (B1) mejora la disponibilidad de los contaminantes, favorece las rutas de degradación aeróbica y con ello incrementa el crecimiento de los microorganismos degradadores autóctonos de la rizosfera. Una medida adicional, a través de los adecuados ensayos de laboratorio, será determinar si la inyección en el terreno de productos surfactantes biocompatibles o bioestimulantes, puede llegar incluso a mejorar las tasas de biodegradación final.

Acción B4

La acción consiste en la aplicación de medidas para la recuperación ambiental y paisajística del territorio, una vez se han finalizado las acciones de implementación de las diferentes tecnologías de descontaminación del suelo. La tarea propuesta por el CIEMAT incluye entre otras labores, la caracterización edáfica tras la aplicación de los sucesivos tratamientos. Además, se valorará la posibilidad de complementar la vegetación fitorremediadora con especies vegetales presentes de forma natural en el paisaje circundante, con esto se conseguirá integrar el emplazamiento descontaminado en el paisaje propio de la zona.

Acción B5

La última acción involucra a todos los beneficiarios del proyecto, para examinar y evaluar los resultados de las tres acciones correctoras anteriormente mencionadas (fitorremediación, ISCO y biorremediación microbiana). Este análisis se retrasará en el tiempo para permitir que los procesos de fitorremediación y biorremediación estén en una etapa avanzada de la descontaminación. Principalmente, esta etapa del proyecto consiste en un protocolo metodológico combinado dirigido a dar respuesta de aspectos tales como: ¿Cuándo tiene lugar el momento más apropiado para cambiar el tratamiento de ISCO a fitorremediación? ¿Cómo de efectivas han sido las combinaciones de las técnicas de descontaminación en términos de merma de contaminante? ¿Cómo puede extrapolarse esta experiencia a otros emplazamientos y a otros tipos de contaminantes?

Dentro de la acción B5 la UPM presentará un inventario de emisiones de gases de efecto invernadero. El objetivo de este documento es promover aquellas acciones menos agresivas, en cuanto a términos netos de emisiones se refiere, y lograr incrementar la sostenibilidad global del proyecto. Los datos necesarios para la elaboración de dicho documento serán recopilados desde el inicio del proyecto, con estos valores se completarán las hojas del inventario de forma que periódicamente se analicen los resultados. Se estimará la huella de carbono del proyecto considerando las emisiones generadas por todo bien y servicio consumido y los residuos generados. La información necesaria se recogerá en unidades de masa (kg, toneladas) partiendo de la información de los balances y otros documentos contables, en los cuales, aparecerá las actividades asociadas de cada participante del proyecto. Estos documentos deben delimitar claramente los productos y actividades bajo análisis, evitando la doble contabilidad y la separación entre datos primarios y secundarios.

También en la acción B5, la UPM evaluará la reducción de la huella de carbono mediante el uso de la metodología MC3 reconocida por el Observatorio de la Sostenibilidad Español como un medio válido para evaluar organizaciones bajo el marco del Acuerdo Voluntario de Reducción de gases de efecto invernadero de España. El uso de un método técnicamente factible para analizar la huella de carbono permite proporcionar resultados rápidos y actualizados de las actividades del proyecto. Esto significa que las acciones podrán realizarse periódicamente para minimizar el impacto del proyecto en las emisiones de gases de efecto invernadero. Se espera obviamente un resultado positivo en cuanto al secuestro de CO2 en el suelo, derivado de las acciones de fitorremediación.

Acción C1

Se realizará un exhaustivo seguimiento y control de las acciones a lo largo de todo el proyecto. Este seguimiento será coordinado por el CIEMAT con la colaboración del resto de beneficiarios. Para tal fin, el CIEMAT realizará todo el trabajo analítico y AITEMIN desarrollará un conjunto de datos SIG para administrar el flujo de datos y proporcionar un soporte ágil y potente para todas las acciones de modelización y mapeo necesarias.

Acción D1

Esta acción comprende la divulgación y difusión de resultados por parte de todos los beneficiarios del proyecto, bajo la coordinación del CIEMAT. Se tratarán de promover colaboraciones con autoridades (EIONET-EEA, Ministerios de la Administración Española, EPA-Network, Junta de Andalucía, Junta de Castilla La Mancha, Comunidad de Madrid, etc.), grupos de investigación (proyecto EIADES, Campus de Excelencia Internacional UPM-UCM, Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias, Universidad de Viena) e industria (EMGRISA, REPSOL-YPF, CEPSA, AECAS, Grupo HERA, GEOCISA y otros).

Acción E1

El CIEMAT asumirá la responsabilidad de la Junta Directiva dirigida a la coordinación y gestión del proyecto. Todos los beneficiarios también participarán en esta acción para proporcionar al CIEMAT toda la información técnica y financiera necesaria, para ello se mantendrán reuniones de gestión periódicas. La Junta Directiva se asegurará de que el Proyecto está constantemente supervisado de acuerdo con las Disposiciones Comunes LIFE +.